La Renta Fija High Yield, y los Bonos indexados a la inflación, las mayores oportunidades en el segundo semestre, según OFI AM

por | 13 Jul 2022

La gestora francesa OFI Asset Management opina que el  segundo semestre de 2022 presenta oportunidades para los inversores en Renta Fija High Yield, y los Bonos indexados a la inflación, en un escenario de dudas en el  crecimiento económico, la inflación, malestar social y tensiones geopolíticas, que genera  oportunidades de entrada para los inversores a nivel táctico.  

En Renta Variable, la gestora se muestra neutral, a la espera de conocer la intensidad  de la desaceleración de la economía, y las oportunidades en compañías infravaloradas  y con buenos resultados corporativos que puedan surgir a partir del incremento  esperado en la volatilidad.  

Escenario actual 

En opinión de OFI AM, los mercados han valorado la narrativa antiinflacionista adoptada  por los principales bancos centrales del mundo, lo que los hace muy dependientes de  las cifras de inflación. La incertidumbre sobre el momento en el que las tasas de inflación  alcanzarán su punto máximo (primero en Estados Unidos y luego en Europa) seguirá  alimentando la volatilidad en los distintos mercados. Los nuevos saltos de la inflación 

empujarán progresivamente al alza las expectativas de recesión en el segundo  semestre, lo que podría incluso invertir la curva de rendimiento, especialmente en  EE.UU.  

En la Renta Fija, aunque la volatilidad seguirá siendo alta en las próximas semanas, los  bonos del extremo más largo de la curva ya parecen haber descontado gran parte del  endurecimiento monetario que están llevando a cabo los bancos centrales. Lo mismo  ocurre con los mercados de Crédito, que ya han descontado la preocupación por el  crecimiento económico. 

En cuanto a la Renta Variable, la contradicción entre las previsiones de beneficios y las valoraciones, a la luz de toda la incertidumbre que se avecina, mantendrá los mercados  volátiles. Los inversores podrán aprovechar esta circunstancia para realizar  movimientos tácticos en esta clase de activos cuando los mercados se desplomen.

Visión macroeconómica 

Riesgo 1: Desaceleración del crecimiento 

Según OFI AM, el riesgo de desaceleración del crecimiento ha aumentado. El  crecimiento del PIB mundial en 2022 se estima actualmente en el 3,0%, mientras que la  previsión a principios de año era del 4.5%.  

La zona Euro parece ser la más amenazada, ya que depende en gran medida de la  energía rusa, ante la perspectiva de que el suministro de gas ruso se interrumpa en un  futuro próximo. Esto afectaría mucho al sector industrial, especialmente en Alemania.  Se estima que el crecimiento del PIB de la zona Euro se sitúe en torno al 2,8% este año  y el 2,0% el próximo, aunque con grandes posibilidades de revisión a la baja 

Estados Unidos no depende de la energía rusa, pero está empezando a sentir los  efectos de la ralentización del sector inmobiliario. El gasto de los consumidores va a  verse afectado por la subida de los precios de la gasolina y una fuerte caída del efecto  riqueza. Se prevé un crecimiento del PIB del 2,8% este año y alrededor del 2,0% en  2023.  

La economía china se ha visto afectada por una ola de regulaciones que se introdujeron  en 2021 y que han golpeado el sector inmobiliario, muy importante en el país, así como  por las medidas restrictivas de salud pública introducidas bajo la política de «Covid cero»  del país. Pero esta ola parece haber terminado, y la actividad económica se está  recuperando con rapidez. Además, se han introducido medidas de estímulo monetario  y fiscal. Por ello, aunque el crecimiento del PIB de China podría tener dificultades para  alcanzar el objetivo del 5,5% del país, debería acercarse a este nivel el año que viene. 

Riesgo 2: Tensiones internacionales, malestar social, tensiones políticas y dudas  sobre la inflación 

OFI AM enumera una segunda tanda de riesgos en la segunda mitad del año que  podrían afectar al crecimiento de la economía y a los mercados.  

Tensiones China-EEUU. Las tensiones entre China y Estados continúan. En el medio  plazo, las dos economías estarán menos integradas e interconectadas, ya que cada una  se esfuerza por no ser menos que su supuesto «rival»: EE.UU. quiere que sus cadenas  de producción dependan menos de las fábricas chinas, y China está trabajando para  que su economía dependa menos de las exportaciones a los países occidentales y está  más centrada en el consumo interno.  

Podríamos asistir a un aumento de la deslocalización, sobre todo porque el incremento del comercio intercontinental ha sido negativo para la huella de carbono del mundo. Sin  embargo, no esperamos que la tensión entre China y los EE.UU. se recrudezca pronto.

Los dos países han restablecido el diálogo recientemente y cada uno tiene sus propias  preocupaciones que tratar a corto plazo.  

Los EE.UU. pretenden reducir su tasa de de inflación, hasta el punto de que podría  reducir sus derechos de importación sobre los productos chinos. Mientras tanto, el  crecimiento económico de China seguirá dependiendo de las exportaciones a EE.UU. a  corto plazo, teniendo en cuenta que el presidente Xi Jinping tiene la intención de  presentarse a otro mandato (lo que no tiene precedentes en la historia reciente de  China) y querrá presentar el mejor historial económico posible.  

En estas circunstancias, creemos que China moderará sus ambiciones sobre Taiwán a corto plazo 

Malestar social creciente. El malestar social se puede reforzar, especialmente en varios  países latinoamericanos, donde la gente está luchando para hacer frente a la subida de  los precios de los alimentos y la energía y claman por apoyo público, en algunos casos  de forma violenta. Existe el riesgo de que los gobiernos acaben «distribuyendo el poder  adquisitivo» aunque las finanzas públicas de la mayoría de los países de la región ya  están en mal estado. 

Tensiones políticas. La situación política también es tensa. Los Estados Unidos parecen  estar divididos internamente en una serie de cuestiones sociales, y los índices de  aprobación de Joe Biden son bajos en vísperas de las elecciones legislativas de otoño.  Así que existe el riesgo de que el país se empantane en los debates internos y que Joe  Biden luche por sacar adelante sus reformas y planes de inversión en un momento en  el que los niveles de deuda federal de EE.UU. están por las nubes. 

La zona euro parece carecer de dirección y visión. La gobernanza política en los tres grandes (Alemania, Francia e Italia) y las posiciones fiscales de los distintos países de  la región han sido divergentes en los últimos años. Esta es una cuestión que podría  generar otra ronda de volatilidad en el mercado de la deuda soberana. El BCE ha  intentado tranquilizar a los mercados, con bastante éxito hasta ahora, prometiendo  introducir una herramienta «antifragmentación», aunque no ha dado más detalles. Los  mercados podrían poner a prueba al BCE en esta cuestión de la armonización de las  normas fiscales de la región, ya que el BCE no puede intervenir eternamente. 

Dudas sobre la inflación. Es difícil entender la evolución de la inflación. La Reserva  Federal ha explicado que su política monetaria dependerá de las cifras, lo que parece  sugerir que no está del todo segura sobre el asunto. La subida actual de la inflación está  impulsada por los precios de la energía y de las materias primas agrícolas, así como por  cuellos de botella en los flujos comerciales mundiales debidos a los recientes cierres  en China. 

La situación parece mejorar gradualmente y lo peor parece haber pasado, aunque  también existen factores estructurales, tales como el inicio de la desglobalización y los  costes de la transición energética, que deberán repercutirse en los usuarios tarde o  temprano. El nivel de inflación a medio plazo es de crucial importancia, pero hay poca  certeza al respecto por el momento. 

Factores para el optimismo 

En cualquier caso, según OFI AM en el segundo semestre de 2022 se van a producir  algunos factores que pueden inducir al optimismo de los inversores.  

Aplanamiento de la curva de rendimientos. Los mercados han tenido en cuenta el  contundente mensaje lanzado por los bancos centrales en sus esfuerzos por frenar la  inflación; los tipos de interés han subido rápida y significativamente, y las curvas de  rendimiento se han aplanado. Pero con una desaceleración económica en el horizonte  los bancos centrales podrían no ser capaces de ir tan lejos como estaba previsto con  las subidas de tipos, lo que significa que los rendimientos de los bonos puede que no  aumenten mucho más. 

Solidez de balances. Las empresas parecen estar en una posición bastante sólida. Han  saneado sus balances en los últimos años y parecen estar capeando la situación actual  especialmente bien. Las perspectivas de beneficios se han revisado al alza, sobre todo para el sector energético, pero las de otros sectores también se mantienen bastante  bien por el momento. 

Atractivas valoraciones. Los niveles de valoración alcanzados en determinadas clases  de activos vuelven a parecer muy razonables desde una perspectiva a medio plazo.  Entre ellos se encuentran los Bonos High Yield, los Bonos indexados a la inflación y las  acciones europeas, estadounidenses y, sobre todo, chinas. Por último, el sentimiento  de los inversores se encuentra en un mínimo histórico, lo que suele apuntar a un rebote  técnico a corto plazo. 

Conclusión: Oportunidades tácticas en el segundo semestre 

En resumen, OFI AM cree que los inversores con estrategias de asignación actualmente  conservadoras podrían aprovechar al máximo los atractivos precios de los activos como  la Renta Fija High Yield, y los Bonos indexados a la inflación,  

En términos más generales, existe el riesgo de que los mercados continúen moviéndose  de forma algo errática en la segunda mitad de año. El mundo parece estar en medio de  una transición bastante compleja, y todavía hay muy poca visibilidad sobre grandes  cuestiones como el crecimiento económico y la inflación. Por lo que desde OFI AM 

aconsejan a los inversores que inviertan con mayor intensidad en el caso de que los  mercados vuelven a caer

 

Comparte en redes sociales

¿Deseas más información sobre esta gestora?

Contacta con nosotros mediante el formulario de contacto de nuestra página web o llamando al teléfono (España) +34 91 556 00 56. Atenderemos tu solicitud y nos pondremos en contacto contigo a la mayor brevedad posible.

Evli, una de las primeras gestoras nórdicas que trabaja para medir el nivel de pérdida de biodiversidad en los fondos

La gestora Evli Fund Management, con AUM de 14,5 Bn € a  cierre del 1S 22, es una de las primeras gestoras de activos nórdicas que trabajan para crear un  modelo de medición de la pérdida de biodiversidad de sus fondos. Evli se ha unido al TFND, Grupo  de Trabajo...

Aéma Groupe anuncia la creación de Ofi Invest, el 5º grupo francés de gestión de activos

Aéma Groupe, grupo líder en el sector de las mutuas de seguros, ha creado Ofi Invest  uniendo las actividades de Aviva Investors France, Aviva Investors Real Estate France,  Aéma REIM y el grupo Ofi. Con 195.000 millones de activos gestionados, Ofi Invest  ocupa el...

La Renta Fija High Yield, activo con mayor potencial para el inversor durante el próximo otoño, según OFI AM

La gestora francesa OFI Asset Management opina que  durante el otoño de 2022 el escenario económico y de mercados va a ser especialmente  difícil y tenso, con incertidumbres sobre la persistencia de la inflación, las políticas  monetarias restrictivas y la...

Regístrate para tener acceso

Para poder acceder a todos nuestros contenidos resulta necesario identificarse como contraparte elegible según los criterios de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de España.

SELINCA AV

Somos una agencia de valores referente en la comercialización de fondos de terceros en España. Regístrate en nuestra página web y disfruta de todos nuestros contenidos. Si necesitas cualquier información adicional, por favor, contacta con nosotros por cualquiera de los medios disponibles.

C/ María Francisca 9 28002, Madrid, España
+34 915 560 056
Email: info@selinca.com